Vibrante Acto en Buenos Aires pro “Un Puerto Rico Libre” y Homenaje a Sus Patriotas

0
618

Se recordó al revolucionario Machetero Filiberto Ojeda Ríos, asesinado por el FBI, y se exigió la libertad para el prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera

(Resumen Latinoamericano, 27 septiembre 2014) Organizado por Cátedras Bolivarianas en el ámbito de la Taberna Internacionalista Vasca, este pasado viernes fue evocada la trayectoria y la lucha de más de un siglo contra el imperialismo norteamericano que libra el pueblo de Puerto Rico. En ese marco, se destacó el papel meritorio que jugó el líder del Ejército Popular Boricua (Macheteros) Filiberto Ojeda Ríos, quien fuera asesinado el 23 de septiembre de 2005 por un contingente de 200 efectivos del FBI, apoyados por poderoso armamento y la presencia de vehículos artillados y helicópteros.

El acto comenzó con la proyección de una interesante entrevista realizada por una periodista en 1990 cuando Filiberto permanecía en la clandestinidad. Y luego, otro video, donde se pudo apreciar la gran movilización popular que sucedió en repudio al asesinato del líder independentista.

Como señalara posteriormente Carlos Aznárez, director del periódico Resumen Latinoamericano y uno de los organizadores de la actividad, Filiberto se enroló desde muy joven en la lucha revolucionaria. Primero fue a Cuba, donde colaboró activamente con la Revolución, y luego, de regreso a su patria formó el Movimiento Independentista Revolucionario Armado (MIRA), que realizó numerosas acciones directas contra “el enemigo gringo”. Expropiaciones, ataques a aviones de la Guardia Nacional Armada y hasta el ajusticiamiento de dos marines, fueron realizadas en esa época de lucha, combinadas con innumerables levantamientos y movilizaciones populares, que casi siempre eran ahogados en sangre por el Imperio.

“Luego, a partir de 1976, señaló Aznárez, mientras aquí se instalaba la dictadura militar más terrible que hemos vivido, Filiberto creaba los Macheteros, esa organización peleona y revolucionaria que se convirtió en símbolo de resistencia popular”. “Los policías del Imperio apresaron a Filiberto a fines de los 80 junto con otros 19 compañeros de lucha, pero su nombre siguió repitiéndose en clave clandestina, de casa en casa, dándole más aire al constante proyecto emancipador boricua. En 1988 liberaron a Filiberto bajo fianza, pero le colocaron un grillete electrónico en una de sus piernas, para controlarlo. El líder Machetero se desprende de ese adminículo en 1990 y vuelve a la clandestinidad. La represión gringa lo consideraba su enemigo número 1 en Puerto Rico, y sin embargo, no podían controlar las acciones de los Macheteros, que un día aparecían en un punto del país y al otro día emitían un comunicado en otro”.

El disertante, continuó señalando que “precisamente el 23 de septiembre de 2005, cuando Filiberto ya había enviado su tradicional mensaje al acto que recordaba otra gesta independentista, el Grito de Lares (cuando 500 patriotas se levantaron en armas contra el Imperio español), numerosos efectivos del FBI rodearon la casa del Comandante Machetero. Filiberto sólo tenía una pistola, y con ella, resistió durante horas a un enemigo poderosamente armado. Herido gravemente, sus feroces asesinos lo dejaron morir desangrado”.

Terminó sus palabras expresando, que es indispensable instalar la figura de Filiberto en un pedestal bien alto, junto a otros grandes revolucionarios. “Él y su compatriota Oscar López Rivera tienen la fuerza y el coraje del Che, de Sendic, de Santucho, de Sandino y de la boricua Lolita Lebrón, y tantos otros camaradas, y es por eso que su pueblo recoge su nombre y legado, y lleva su imagen combativa en sus banderas”. Destacó también que “a pesar de todos los embates represivos, los Macheteros y otros luchadores, siguen y seguirán, hasta que, como dijo Filiberto, Puerto Rico consiga su definitiva independencia”.

Aznárez, leyó a continuación mensajes enviados para la actividad: de.patriota puertorriqueño y ex preso político, Rafael Cancel Miranda, de la compañera de Filiberto, Elma Beatriz Rosado, del portavoz del Comité Puertorriqueño Pro Derechos Humanos, Eduardo Villanueva Muñoz y del Copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Julio Muriente Pérez

Luego habló la estudiante puertorriqueña Gabriela Quijano, quien puso énfasis en destacar el carácter de colonia que sufre la nación boricua. “Primero sufrimos el colonialismo español y luego el colonialismo yanqui, y eso hay que recordarlo día a día, para entender qué tipo de situación vive nuestro pueblo. Cada uno de los intentos de rebelión popular que tuvimos, el imperio respondió con brutal violencia, generando numerosas masacres. Sin embargo, jamás nuestra gente dejó de luchar”. En efecto, lo hizo con Ramón Betances, con Pedro Albizu Campos, con Eugenio María de Hostos, con Juan Antonio Corretjer, y también con Filiberto y otros patriotas.

Alabó también el papel que han jugado hace muy pocos años los puertorriqueños luchando contra las instalaciones militares norteamericanas instaladas en la isla de Vieques. Esa fue una gigantesca resistencia que finalmente culminó en victoria, ya que los yanquis debieron retirarse de Vieques.

Quijano señaló que es importante que estas actividades de información y sensibilización sobre Puerto Rico se repitan en todo el continente porque debemos sacar a nuestra nación del sitio de invisibilización en el que quiere colocarlo el Imperio.

Posteriormente se realizó un animado debate sobre la necesidad de renovar la lucha por la libertad de López Rivera y también denunciar el carácter opresor y represivo que ejerce EEUU sobre el pueblo de Puerto Rico.